Saltar al contenido

Jubilación y retiro en México

Se sabe que México no sólo es el puente entre América del Sur y América del Norte, sino también un destino de elección en cuanto a la expatriación. México es muy popular debido a su proximidad con los Estados Unidos de América y el Canadá. Sin embargo, el costo de vida es bastante bajo en comparación con muchos países vecinos.

Es por eso que miles de personas de la tercera edad en todo el mundo sueñan con retirarse allí. De hecho, el número de extranjeros que visitan el país y se establecen allí ha ido creciendo a lo largo de los años.

Edad de jubilación y dudas más frecuentes

Hablemos a continuación sobre la edad de jubilación en México y los distintos tipos de jubilación a las que un empleado tiene acceso.

Esta información es útil para determinar el margen de libertad al momento de invertir los ahorros. También te permite hacer planes sobre tu futuro retiro, y ver con cuánto dinero contarás.

¿Qué ofrece la jubilación del IMSS?

Desde el año 1943 funciona en México el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). Dicha institución de seguridad social, es la más grande e importante del país, e incluso de América Latina. En ella intervienen tres partidos o grupos de personas: el gobierno federal, los patrones y los empleados. 

El IMSS goza además con la facultad de establecer sus propias reglas para ejecutar sus deberes. Nos referimos a ello cuando hablamos de la institución como un organismo fiscal autónomo, con personalidad jurídica independiente. Forma parte de la Asociación Internacional de la Seguridad Social (AISS), de la Conferencia Interamericana de la Seguridad Social (CISS) y de la Organización Iberoamericana de la Seguridad Social (OISS).

Qué tipos de jubilación otorga el IMSS

A fin de conocer la edad reglamentaria para poder jubilarse en México, es necesario saber los tipos de jubilación disponibles. Cada una busca proteger las garantías sociales de los trabajadores, especialmente cuando llegan a la tercera edad. Echemos un breve vistazo a la siguiente clasificación.

Cesantía en edad avanzada

Esta jubilación pueden solicitarla los empleados con edades comprendidas entre los 60 y 64 años. Además, entre los requisitos para su aprobación, figuran haber cotizado unas 500 semanas para el régimen de la Ley de 1973. Para quienes comenzaron a hacer su cotización en 1997, se exigen 1.250 semanas cotizadas.

Jubilación por Vejez

Esta jubilación viene en forma de pensión, la cual es una prestación que el IMSS le hace para protegerle ante alguna eventualidad. Optan por esta opción los trabajadores con 65 años cumplidos o más. Asimismo, han de cumplir con un acumulado específico de semanas cotizadas.

Jubilación por Invalidez

Como su nombre lo indica, este tipo de jubilación se le asigna a quien queda imposibilitado para trabajar debido a una enfermedad o accidente laboral. Para ello, el empleado debe estar pagando sus cotizaciones, y su incapacidad no ha de permitirle conseguir un salario superior al 50% del que recibió en el último año cotizado.  

Jubilación por Incapacidad

Quienes sufren una incapacidad por enfermedad o en ejercicio de sus funciones laborales, también reciben el beneficio de una jubilación. De esta eventualidad se distinguen dos tipos, siendo el primero incapacidad parcial, donde disminuye la capacidad laboral del empleado. La otra opción es incapacidad total, cuando el trabajador no podrá realizar ninguna actividad laboral el resto de su vida.   

Jubilación por Viudez y Orfandad

La jubilación por Viudez se le confiere a la viuda esposa o concubina del trabajador asegurado o pensionado que fallezca. Por supuesto, es necesario, entre otros procedimientos, confirmar el vínculo matrimonial o de concubinato.

En el mismo sentido, la jubilación de Orfandad se otorga a los hijos del empleado asegurado o pensionado, hasta que cumplan los 16 años de edad.

Todo depende de las circunstancias y las leyes laborales

Como hemos comprobado hasta ahora, la edad para recibir una jubilación en México está sujeta a las circunstancias y las leyes laborales. El caso más común es el de cesantía por edad avanzada y jubilación por vejez. Ambos procedimientos se llevan a cabo a partir de los 60 hasta los 65 años de edad.

El costo medio del retiro en México

Una de las preguntas que surcan por la cabeza de miles de empleados mexicanos es cuánto cuesta jubilarse en México. Hallarle una respuesta clara no es muy sencillo que digamos, pero vamos a intentarlo. A continuación abordaremos este tema, y su relación con el Instituto Mexicano de Seguro Social.

Para empezar, aclaremos lo que significa el término jubilación. Básicamente se refiere al importe económico que se recibe mediante la prestación monetaria denominada pensión. Su propósito es proteger al trabajador una vez que ha llegado a una determinada cantidad de años o tiempo trabajando.

Una pareja de jubilados puede esperar retirarse cómodamente en México con un promedio de 1.900 dólares al mes, o 22.800 dólares al año. Estas cifras incluyen el costo de la renta de una casa de dos dormitorios, servicio de limpieza una vez a la semana, servicios públicos, comestibles, entretenimiento, atención médica y más.

Algunos factores influyen en el costo de vida para la jubilación en México. El más importante es la ubicación: México es un país grande con grandes ciudades, pueblos pequeños, zonas turísticas y mucho más. Sus costos exactos dependerán en gran medida de donde vivas y de la zona en la que te encuentres.

También depende del estilo de vida que planees llevar. El hecho de que quieras jubilarte antes, después o a tiempo también afectará al calendario de tus gastos. También querrás estar atento a los tipos de cambio del dólar al peso.

No todo en México está marcado en pesos, y muchos comerciantes aceptan dólares, especialmente en las zonas turísticas. Además, ir de compras y vivir como un local, como comprar a los vendedores ambulantes, puede ahorrarte aún más dinero.

Factores que determinan cuánto cuesta jubilarse en México

Para que un trabajador pueda jubilarse en México, ha de haber laborado unas 500 semanas, o haber cumplido 60 años de edad. Por supuesto, existen otros factores que determinan si un empleado puede o no jubilarse. En este sentido, es bueno aclarar que existen dos esquemas, con diferencias notables.

Como requisito para la jubilación, un trabajador tiene que haber pagado cotizaciones al Instituto Mexicano del Seguro Social. Si se comenzó a pagar según el régimen de 1973, necesita 500 semanas cotizadas. Para quienes dieron inicio a su pago de cotizaciones en 1997, son requeridas 1.250 semanas.

Finalmente, si un trabajador decide iniciar el procedimiento de jubilación pasados los 60 años, obtendrá un porcentaje mayor de pago. Por ejemplo, a los 60 años, el porcentaje disminuye a un 75% del 100% total que corresponde. Ahora bien, quienes se jubilan a los 65 años de edad, el porcentaje aumenta al 100% total, pues se considera pensión por vejez.

Lo que debes tener en cuenta a la hora de jubilarte

Luego de los 60 años de edad, un trabajador tiene derecho a las aportaciones que, a lo largo de su vida laboral, hizo al IMSS. Con ellos podrá contar con el dinero necesario para asegurarse una vejez digna. Además, tendrá acceso a bienes y servicios disponibles por las autoridades sociales, y capacidad de pago para proyectos de retiro.

México es un país cuya economía es sólida, estable y confiable. Quienes se ganan la vida dignamente tienen posibilidades de ahorrar, para futuras inversiones. Asimismo, muchos buscan pasar sus años de la tercera edad en zonas más tranquilas, poblados retirados del bullicio urbano.

Por supuesto, hacer esto requiere de previa planificación para decidir, por ejemplo, a dónde se quiere ir en busca de nuevos aires. México ofrece lugares ideales, llenos de encantos y bellezas naturales. Si bien es cierto que la delincuencia e inseguridad son elevadas en este país, no todos los destinos presentan esta característica, ni mucho menos.   

Toma la mejor decisión para disfrutar de la jubilación

Las instituciones que velan por el bienestar de los empleados mexicanos, como el IMSS, trabajan sin descanso para cumplir cabalmente con su cometido. Gracias a esta labor mancomunada, cientos de trabajadores disponen de lo necesario para su retiro y jubilación.

Una vez que se ha llegado a este punto, es necesario tomar decisiones acertadas sobre cómo emplear los recursos disponibles. Todo el esfuerzo invertido a lo largo de los años rendirá frutos, para que así puedas tomarte tu merecido descanso.

El sistema de salud en México

Las autoridades mexicanas son muy conscientes del clima y las condiciones propicias para la jubilación en el país. Por lo tanto, se han aplicado medidas especiales para facilitar el asentamiento de los ancianos y ayudar a su vida en términos de alojamiento, atención médica, etc.

Así pues, los ciudadanos extranjeros de edad avanzada pueden acceder fácilmente a los servicios de atención de la salud según sus necesidades, así como a las farmacias y otros servicios de atención de la salud.

En cuanto a las operaciones costosas, se aconseja a los extranjeros que suscriban un seguro internacional en su país de origen antes de su partida. El servicio de seguridad social de algunos países puede ofrecer condiciones especiales. Se recomienda consultarlas de antemano.

Es importante saber de antemano que la mayoría de las instalaciones médicas mexicanas son instituciones privadas. Puedes encontrar planes de seguro médico de proveedores locales e internacionales. Incluso puedes conseguir algunos bancos que ofrecen planes médicos. Ten en cuenta que se hace más difícil obtener un seguro médico después de cumplir los 65 años.

Permiso de residencia en el caso de ser extranjero

Para jubilarse en México, hay que solicitar un visado de “inmigrante rentista”, es decir, el visado FM2 en la embajada o el consulado de México en tu país de origen. Este visado te da derecho a una estancia ilimitada en el país siempre que no trabajes. Los documentos a presentar son:

  • Un formulario de solicitud de visado debidamente cumplimentado y firmado
  • Un pasaporte válido (para toda la duración de su estancia en México)
  • Fotocopias de las dos primeras páginas de tu pasaporte
  • Dos fotos de identidad del tamaño de un pasaporte
  • Prueba de los fondos (los tres últimos extractos bancarios y un membrete oficial del banco) que indique que recibirás una transferencia mensual de 1.500 dólares de los EE.UU, más 600 dólares adicionales por cada uno de tus dependientes
  • Prueba de jubilación en el país de origen
  • Las tasas aplicadas por los trámites realizados

Por otro lado, los extranjeros que deseen retirarse en México por un período corto pueden solicitar un “visitante rentista”, es decir, el permiso FM3.

Este permiso puede ser renovado cada año por un máximo de cuatro años. Los documentos a presentar en la Embajada o Consulado de México en tu país de origen son:

  • Una carta de solicitud mencionando la motivación para retirarse en México, la solicitud del permiso FM3, así como la dirección de su residencia y la fecha prevista de llegada a México
  • Prueba de fondos regulares (debe recibir un mínimo de 1.000 dólares mensuales para tener derecho a esta visa, más 250 dólares adicionales por cada dependiente, resultantes de intereses bancarios, alquiler o pensión de jubilación)
  • Un pasaporte válido
  • Cuatro fotos de identidad del tamaño de un pasaporte (dos de frente y dos de perfil derecho)
  • Las tasas aplicada
  • Una suma de 127 dólares de los EE.UU para el sello fiscal (que se pagará en efectivo o con tarjeta de crédito).